Barcelona esta de suerte y todos los amantes de la arquitectura, las artes plásticas y el diseño.

Hace cuatro años empezó la recuperación del conjunto modernista más importante de Europa, hoy ya lo podemos disfrutar. El domingo 16 de marzo  terminan las jornadas de puertas abiertas con una gran afluencia de visitantes. A partir de esta fecha se pueden realizar dos tipos de visitas, libre o guiada, los precios son de 4€ y 8€ respectivamente.

Doce pabellones forman un área espectacular. Paseando entre naranjos, descubrimos una arquitectura que expresa todos los ideales de renovación del modernismo a finales del S.XIX y principios del XX. Superficies onduladas, predominio del cristal. Los nuevos materiales se dejan a la vista como el hierro y el metal. Infinidad de volúmenes y texturas se abren a los cinco sentidos. Abundantes elementos decorativos aderezan los edificios y en su interior la cerámica vidriada cubre techos y bóvedas. La luz, a través de grandes ventanales policromados ilumina pasillos y grandes salas. Lo funcional de un recinto hospitalario se funde con lo decorativo potenciando la importancia del individuo frente a una sociedad industrializada de fríos monolitos.

Su creador, el arquitecto Lluis Domènech i Montaner proyectó, en 1902, una ciudad sanitaria de  27 pabellones. Sustituyó al viejo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, hasta entonces y desde 1401, ubicado en la actual Biblioteca de Cataluña. El artista  realizó doce pabellones, el resto son obra de su hijo Pere Domènech i Roura. En 1930 el complejo quedó inaugurado. Un área equivalente a nueve manzanas del Example se convirtieron en una ciudad jardín, un espacio independiente, bello y funcional.

A continuación un breve video, un día de visita. Solo una pequeña muestra de un mundo fabuloso que te esta esperando…

Deja un comentario, tu opinión es importante.